Una carta sobre inmigración de Johnson a Macron agita su delicada relación

Londres .- La tensa relación diplomática entre París y Londres volvió a marcar este viernes las conversaciones entre ambos países, después de que Boris Johnson haya hecho pública una carta en la que invita a Francia a que recupere a los inmigrantes que atraviesan el Canal de la Mancha.

El Ministerio francés de Interior anunció a primera hora de la mañana que retira la invitación al Reino Unido de la reunión que debe celebrarse este domingo en Calais entre los responsables de migración de la Comisión Europea, Holanda, Bélgica, Alemania y Francia, y en la que de momento Londres no estará presente.

El entorno del ministro del Interior, Gérald Darmanin, consideró que la misiva al presidente francés que el primer ministro británico hizo pública en su cuenta de Twitter este jueves es un acto «inadmisible» y «contrario a las discusiones entre homólogos».

«Estoy sorprendido de estas formas, no son serias», dijo desde Roma el presidente francés, Emmanuel Macron, que advirtió que la invitación a la responsable de Interior británica, Priti Patel, volverá a estar sobre la mesa si el Gobierno británico «decide comportarse con seriedad».

En la carta, publicada este jueves, el líder tory detalla las cinco medidas que le gustaría ver para «avanzar más y más rápido» en la crisis migratoria del Canal de la Mancha y evitar que se repita una tragedia como la de este miércoles, cuando 27 migrantes perdieron la vida ahogados al tratar de acceder a ese país en una embarcación precaria.

Entre otras propuestas, Johnson pide a Macron «patrullas conjuntas para evitar que salgan más embarcaciones de las playas francesas», el despliegue de tecnología y patrullas en las aguas de cada uno y un acuerdo bilateral con Francia sobre «devoluciones», así como negociaciones para establecer el acuerdo de retornos entre Reino Unido y la Unión Europea.

Pero París, que culpa a Londres de mantener una doble moral con un mercado laboral que favorece la contratación de mano de obra clandestina, considera que haciendo pública esta carta está valiéndose de la crisis para sacar rédito político en su país. EFE