Elephant and Castle, el “barrio latino” de Londres que se rehúsa a desaparecer

Arturo Wallace/BBC Mundo

Londres .- Hernán López recuerda bien sus primeras visitas al centro comercial de Elephant and Castle, allá por 1992, cuando esta zona del sur de Londres era considerada un lugar peligroso y poco recomendable.

Un puñado de negocios latinoamericanos trataban de inyectarle nueva vida al viejo y dilapidado mall, inaugurado casi 30 años antes, por lo que él llegó hasta ahí buscando sonidos, olores y sabores familiares.

Y este colombiano, hoy de 58 años, terminó siendo testigo y protagonista del proceso que convirtió a esta zona en “el barrio latino” de la capital británica, con el vetusto centro de compras como su epicentro.

“Mi primer negocio yo también lo tuve en ese centro comercial que van a tumbar”, le dice López a BBC Mundo mientras mira hacia la cavernosa construcción, que cerró definitivamente sus puertas la semana pasada en preparación para su inminente demolición.

“Nadie más quería meterse aquí, entonces lo hicimos los latinos: empezamos a montar más negocios, empezamos a conseguir viviendas en el área”, le cuenta a BBC Mundo.

Algunos, como él, eventualmente abandonaron el gigantesco “shopping” –el primero de su tipo en Europa– para instalar sus negocios en calles aledañas, reforzando así el sabor latino de una zona en que casi uno de cada 10 habitantes (8,9%) se identifica como latinoamericano.

Pero muchos todavía conservaban tiendas en el mall que desaparecerá como parte de un plan de regeneración valorado en más de US$5.000 millones, uno de los más ambiciosos de Europa.

Después de años de batallas lideradas por organizaciones comunitarias como Latin Elephant, aproximadamente la mitad de todos los afectados por la inminente demolición están siendo reubicados en nuevas unidades comerciales.

“Pero todavía nos queda es seguir peleando por aquellos que no han sido reubicados y quieren quedarse en el área”, le dice a BBC Mundo Patria Román, la fundadora de Latin Elephant.

Según los datos del concejo municipal y la constructora que adquirió el viejo centro comercial, estos sumarían unos 36 comercios, pero la organización estima que realmente son más de 50.

La cifra también incluye a pequeños comerciantes de otras minorías étnicas, pero emblemáticos puntos de encuentro de la comunidad latina, como “La Bodeguita”, todavía no tienen claridad sobre su futuro.

Y para Román, una profesora de la universidad de Loughborough que lleva años estudiando a la diáspora latinoamericana en Londres, el impacto del cierre del centro comercial va más allá del futuro de sus comercios.

“Era un espacio con un inmenso valor para la comunidad. Y lo que se pierde con ese espacio es algo que no se puede replicar”, dice del rol que el centro comercial jugaba en la vida de muchos latinos de clase trabajadora de Londres, que son la mayoría.

De hecho, según datos de Trust for London, un cuarto de millón de latinoamericanos viven en Reino Unido, más de la mitad de ellos (145.000 en Londres), con una especial concentración en los distritos de Lambeth y Southwark, al que pertenece Elephant and Castle.

Y aunque es una población bastante educada, la tasa de desempleo de los latinos es del 70% y uno de cada cuatro tiene empleos básicos mal pagados. /BBC Mundo