Unión Europea se mantiene inflexible antes de un pulso político en Reino Unido

Londres . El negociador de la UE Michel Barnier descartó este domingo cualquier renegociación del acuerdo de divorcio con el Reino Unido, lo que refuerza la hipótesis de un Brexit duro el 31 de octubre antes de un intenso pulso político sobre el Brexit esta semana en el Reino Unido.

Queda descartado renegociar en su estado actual la salvaguarda irlandesa (o «backstop»), que el primer ministro Boris Johnson desea sacar del acuerdo de retirada concluido con la Unión Europea por su antecesora Theresa May, explicó Barnier en una tribuna publicada en el Sunday Telegraph.

Esta disposición prevé que, a falta de una mejor solución, al término de un periodo de transición Reino Unido entero permanezca en un «territorio aduanero único» con la UE.

Situación inaceptable para Boris Johnson, pues esto impediría a Reino Unido seguir una política comercial independiente, y seguiría sometido a reglas europeas.

«El ‘backstop’ representa la flexibilidad máxima que la UE puede ofrecer a un Estado no miembro», escribe el negociador de la UE. Este dispositivo es necesario, señala, para preservar la integridad del mercado único europeo y mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte, británica, y la República de Irlanda (miembro de la UE), tras el Brexit.

«No soy optimista sobre la posibilidad de evitar el escenario de un ‘no acuerdo'», añade. Según Barnier, sólo se podrán discutir eventuales alternativas a la salvaguarda irlandesa tras la ratificación del acuerdo de salida, en paralelo a las negociaciones sobre la futura relación entre Bruselas y Londres. Reuters